25 09 2017

Búsqueda

Restaurante El Palé

 

Ya tenía yo ganas de ir al restaurante “El Pale” situado en La Moraleja (Alcobendas), Madrid. Y he de reconocer que no me gustó, sino que más bien, ¡me encantó!

 

decoracion el pale

 

Fui con mi mujer y nada más llegar veo que tenemos a nuestra disposición, servicio de aparca coches, que para la zona lo veo muy importante puesto que es muy difícil aparcar, así que empezamos bien. Subimos el ascensor hacia el restaurante y vemos un hall con dos grandes TV de plasma para los futboleros, que no son pocos, y una decoración sobria y elegante, tipo Zen, donde nos recibe una señorita y nos pregunta que a que restaurante queremos ir, debido a que comparten recepción y servicio, el restaurante “El Palé” y el restaurante “Silk and Soya”, un restaurante tailandés y japonés del que ya os contaré algo el día que vaya. Elegimos el de cocina española en este caso, y dado que era verano, nos ofrecían mesa en una terraza estupenda o dentro del restaurante, nos declinamos por la segunda opción porque por la noche estaba refrescando y a mí, personalmente me encantó la decoración interior con palés y con jardines verticales chulísimos, que según he estado viendo, fueron obra del interiorista Ignacio García de Vinuesa. Gran trabajo Ignacio ;)


Pasamos a lo más importante, ¡el paladar! Vimos que tienen menú especial, elaborado por el chef, Manolo Lucas, que creo que sale más rentable económicamente y es un lujo de menú. De entrantes tomamos la tortilla de patatas con trufa negra (me da hambre sólo de nombrarla), mejillones en escabeche un pelín picantes con unas patatas fritas y carpaccio de presa ibérica marinada. Como veis empezamos a tope, pero quedaba el segundo plato, yo tomé el canelón de rabo de toro gratinado y mi mujer un arroz meloso de marisco y pescado. Para el postre, sinceramente, ya no entraba más en el cuerpo y opté por un siempre digestivo sorbete de limón.

 

 

mejillones

 

El menú era de calidad y con cantidad, no os penséis que os van a echar un pegote de comida como algunos restaurantes modernos que termina la cena sin enterarte de que has cenado.

Si le tengo que poner un pero, se lo pondría a la carta de vinos, creo que es insuficiente para los paladares más exigentes en la materia.

Por último el servicio, muy atento y amable durante toda la noche. Para después de cenar, podemos aprovechar el edificio donde se encuentra nuestro restaurante, cuyas instalaciones, todas pertenecientes al centro social “Silk”, disponen de una discoteca y algo que me gusta más, de una terracita con música chill out en la planta baja.

Muy recomendable el sitio, volveremos!

Artículo escrito por hombredemodaes

Si te ha gustado el artículo compartelo!