19 11 2017

Búsqueda

Tu Piel

 

Lo primero que tenemos que hacer es enterrar la idea de que cuidar la piel es un tema de mujeres, cuidar nuestra piel día a día, es imprescindible si queremos luchar contra el envejecimiento prematuro y tener un cutis libre de impurezas. Cada día nuestra piel sufre a causa de factores externos como son, el frío, el aire, el sol y la contaminación, por lo tanto, es muy importante proteger nuestra piel contra estos agentes.

 tuPiel

  1. Limpieza facial: Este es el paso más importante para mantener un cutis saludable. Empezaremos por encontrar el producto adecuado para nuestra piel, si la piel es seca, mixta, grasa o muy sensible, para esto nos puede ayudar un especialista. Una vez encontrado el producto adecuado, lavaremos nuestra cara mañana y noche con un jabón apropiado efectuando un suave masaje para limpiar nuestros poros en profundidad y aclararemos con agua tibia. Finalmente secaremos suavemente con una toalla limpia.

    Consejo: Para pieles jovenes con problemas de acné, el jabón lagarto es muy recomendable aunque reseca mucho la piel. También recomendamos el jabón de glicerina que no se reseca tanto porque es más suave.
  2. Aplicar tónico: Este paso no es imprescindible aunque si conveniente, ya que permite una limpieza en mayor profundidad. Aplicaremos el tónico en un algodón y lo frotaremos suavemente en nuestro cutis, insistiendo en las zonas más grasas como son, frente, nariz y barbilla.

  3. Hidratar: Este paso es imprescindible. Debemos de elegir un producto que se adapte a nuestro tipo de piel, ya que si nuestra piel es seca necesitará un aporte extra de hidratación, mientras que si es grasa precisará de productos libres de aceites. Aplicaremos mañana y noche una crema o serum adecuados sobre nuestra piel limpia. Si tenemos más de 40 años, una crema antiarrugas será una buena opción.

    Los serum, son más ligeros y nos permiten hidratar nuestra piel, sin dejar una sensación demasiado grasa. Para las pieles sensibles funciona muy bien el gel de aloe vera puro que calma e hidrata sin aceites. Para arrugas profundas podemos aplicar aceite de rosa de mosqueta y mejorará notablemente.

  4. Exfoliación: Una vez por semana, puedes aplicar un exfoliante granulado sobre tu cutis que arrastrará las impurezas y células muertas. Aplicalo realizando un masaje en círculos, dejalo actuar un minuto y aclara con agua tibia. Después de exfoliar la piel no te olvides de aplicar una crema hidratante. Si tu piel es sensible, asegurate de estar utilizando un exfoliante suave específico a este tipo de piel.

  5. Mascarillas: Una o dos veces por semana, puedes aplicarte mascarillas hidratantes, regenerantes, revitalizantes, calmantes, etc, hay muchas opciones. Algunas debes dejarlas actuar toda la noche y otras 10 ó 15 minutos. 

Artículo escrito por hombredemodaes

Si te ha gustado el artículo compártelo!